Información

Blog Search

Fabricantes

Sobrecrecimiento bacteriano intestinal - Tratamiento natural

Sobrecrecimiento bacteriano intestinal - Tratamiento natural

Sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado

El sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado o SIBO (por sus siglas en inglés) es un tipo de disbiosis o disbacteriosis intestinal.

Una disbiosis es una alteración en la cantidad o en la calidad de las bacterias que pueblan alguna parte del tubo digestivo. La flora digestiva sana se compone de bacterias eubióticas (beneficiosas) y de bacterias patógenas (perjudiciales), predominando las primeras. Cuando se altera la proporción o equilibrio entre ambos tipos de bacterias se produce una disbiosis. Si ese desequilibrio se produce en el intestino, hablamos entonces de disbiosis intestinal.

El equilibrio de la flora intestinal es fundamental para la salud en muy diversos aspectos. Las bacterias presentes en el intestino pueden influir en la manifestación del intestino irritable, pueden también intervenir en el inicio del cáncer de colon, influir en el peso de la persona y hasta en el estado de ánimo favoreciendo la aparición de la depresión. Hay indicios del papel que juega la disbiosis en enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y la esclerosis múltiple.

Son varios los tipos de disbiosis y la clasificación varía según los autores. Uno de los tipos de disbiosis es el SIBO o sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado. El SIBO se produce en la parte superior del intestino delgado, cuando resulta invadido por bacterias procedentes del colon (intestino grueso). El intestino delgado es una parte del tubo digestivo que está después del estómago y que desemboca en el intestino grueso. El intestino delgado contiene poca cantidad y poca variedad de bacterias. Sin embargo, el intestino grueso se caracteriza por la variedad y cantidad de bacterias que habitan en él. Cuando estas bacterias ascienden hasta el intestino delgado se produce el SIBO.

 
 

Síntomas del sobrecrecimiento bacteriano

El SIBO puede causar flatulencias, dolor abdominal, distensión, diarrea, pero también puede producir síntomas en la parte superior del tubo digestivo como pirosis (ardor de estómago) y reflujo.

Algunos síntomas de que se puede estar sufriendo un sobrecrecimiento bacteriano son:

-Padecer síndrome de intestino irritable.

-Abdomen hinchado tras comer.

-Gases, dolores y calambres abdominales.

-Intolerancia a ciertos alimentos, por ejemplo: gluten, soja, maíz, lácteos.

-Dolores articulares.

-Cansancio todo el día.

-Deposiciones líquidas y malolientes.

-Intolerancia a la histamina.

-Carencia de vitamina B12.

-Carencia de vitaminas D, A y E.

-Frecuente irritación en la piel (eccema, psoriasis, erupciones …).

-Depresión o falta de ánimo.

 
 

Causas del sobrecrecimiento bacteriano

Son varios los factores que pueden desencadenar una disbiosis o el sobrecrecimiento bacteriano.

La toma de antibióticos durante unos días puede acabar produciendo un SIBO.

La falta de motilidad intestinal (debida a la toma de fármacos o a otras causas) puede favorecer la presencia del SIBO.

La falta de ácido clorhídrico en el estómago facilita la supervivencia de los microorganismos ingeridos con la comida y, por tanto, facilita que lleguen al intestino delgado. En este sentido, los medicamentos antiácidos pueden favorecer el sobrecrecimiento bacteriano al disminuir la acidez estomacal.

 
 

Sobrecrecimiento bacteriano -Tratamiento

Son varios los tratamientos naturales para el SIBO que se han propuesto para recuperar el equilibrio de la flora en el intestino delgado.

El dr. Cidón en uno de sus libros (“Toxinas cero”) propone un protocolo en el que se utilizan MCT (triglicéridos de cadena media), aceite esencial de orégano o extracto de semillas de pomelo para reducir la población de bacterias en el intestino delgado. Enfatiza el uso de los MCT ya que tienen actividad contra varias cepas patógenas de bacterias, levaduras y hongos. Su empleo debe empezar con dosis bajas e ir aumentando paulatinamente. Los triglicéridos de cadena media (MCT) contienen ácidos caprílico y cáprico con propiedades antimicrobianas.

También resulta muy importante normalizar el ritmo y la calidad de las deposiciones. Las heces contiene gran cantidad de bacterias por lo que si se mantienen demasiado tiempo en el intestino grueso, se producirá una situación favorable al ascenso de las bacterias desde el intestino grueso al delgado.

Un posible tratamiento para el SIBO consiste en eliminar de la dieta los azúcares, reducir la ingesta de hidratos de carbono e incluir 4 de las siguientes hierbas: extracto de abrojo, extracto de artemisa, berberina, extracto de uva, extracto de agracejo, extracto de nogal negro y extracto de gayuba.

El producto Atrantil también se emplea para tratar el SIBO y otros problemas intestinales. Atrantil es una mezcla de extractos de 3 plantas diseñado por un gastroenterólogo americano. Los 3 componentes del producto (extractos de quebracho, castaño de indias y menta) producen un efecto sinérgico sobre el intestino y sobre las arqueobacterias para que el intestino delgado recupere su condición casi ésteril.

Otros protocolos incluyen extractos de ajo ricos en alicina (Allicin Max)que, por sus propiedades, es utilizada en procesos infecciosos.

 

 

Etiquetas: sibo

Deja un comentario

* Nombre:
* E-mail: (No publicado)
   Website: (Sitio url con http://)
* Comentario:
Escribir código